• Jaqueline Molina

La Alegría de Tenerlo Todo


Cuando era niña, decía que lo tenía todo, que era millonaria. Aunque solo tenía lo necesario, veía en esas cosas lo positivo. Con orgullo le decía a mis amigos cuan millonaria era, mi familia reía de mis ocurrencias, pues tan solo era una niña.


Al pasar de los años, crecía y sentía que me faltaban más cosas. Sin embargo, seguía diciendo que era millonaria, solo que esta vez lo decía desde otra perspectiva. Seguía diciendo que tenía muchos millones, debía continuar mi camino, el camino correcto para llegar a ellos.


Hoy al entrar en otra etapa de mi vida, ahora que soy un adulto, se que soy la persona más dichosa del mundo, porque lo tengo todo. Esta ves no tengo todo los millones que presumía de niña, sino la alegría de tener en mis manos el poder para seguir transformando mi vida y de la misma manera contribuir positivamente en la vida de otros.


Hoy todos los millones dejan de ser solo dinero para convertirse en el sentido de mi vida, que es mi crecimiento espiritual y personal. Este crecimiento se lo dedico a mi familia y se lo entrego a la humanidad.

En una cosa tenía razón, aunque no lo sabia aquellos años atrás, debía caminar hasta aquí donde estoy ahora para saber que lo tengo todo dentro de mi.